El perro callejero fue encarcelado en los separos de la prisión preventiva. El can se encuentra sin alimento ni agua. Internautas se organización para juntar el dinero de la fianza

Defensores de los derechos animales denunciaron la detención injustificada de un perro que se encuentra encarcelado en los separos de la prisión municipal de San Francisco Lachigoló, Tlacolula, en la región de los Valles Centrales, en el estado de Oaxaca.

La Asociación del Perro Amigo de Oaxaca (APA-OAX) culpó al alcalde, Carlos García Morales, y denunció que las autoridades municipales encarcelaron al perro porque mordió a una persona que lo estaba molestando en la calle.

Como no tiene dueño, lo sometieron y lo encerraron en una celda donde no tiene agua ni comida, abuso del que responsabilizaron directamente al presidente municipal.

Denunciaron que los policías comunitarios a cargo de la prisión municipal tampoco dejan que los vecinos alimenten y lleven agua para el can privado de su libertad hace dos días cuando, después de morder a la mujer, se desató todo un operativo para su captura.

“Nos están informando las personas que acudieron a nuestro llamado para dar agua y comida al perrito encarcelado que el topil (policía comunitario) EULOGIO GARCÍA tira los trastos con agua y comida que le están llevando. Hacemos un llamado enérgico a este par de rufianes, inhumanos, ignorantes, abusivos que terminen con esas prácticas cavernícolas y retrogradas y en su lugar esterilicen, se concienticen y concienticen para no realizar estos actos que los denigran”, publicó la organización en su página de Facebook.

“Exigimos al Pdte. Municipal de Lachigoló Tlacolula , Oaxaca libere al perrito e implemente la esterilización, concientización para cuidar la salud pública de la población de ese lugar y evitar estos accidentes y CASTIGAR A LAS VÍCTIMAS como lo es el perrito en situación de calle que muere de hambre y sed en la cárcel de Lachigoló”, agregó la organización.

Como no les permiten llevarle comida ni agua, internautas se están organizando en redes sociales para pagar la fianza del perro, sacarlo de la cárcel y encontrarle un hogar donde cuiden de él y lo mantengan lejos de personas como la mujer que lo estaba atacando.

Según la organización protectora de animales, la Fiscalía estatal intervendrá en el caso, pero antes necesitan alguien que se haga responsable del can.

Esta no es la primera vez que el alcalde y autoridades municipales son señalados por actos de crueldad animal. En diciembre del 2018, otro perro de raza Pit Bull llamado Guarumo, fue encarcelado y después sacrificado, después de matar al nieto de su dueño.